Autobuses de Colombia - Las razones del Distrito para descartar Transmilenio por la Boyacá

La administración identificó varias fallas en los diseños. Una de ellas, que no se contemplaron los costos de la adecuación de la red de acueducto de Tibitoc, ni la construcción de puentes peatonales.

 

En septiembre pasado el IDÚ hizo público el render con los detalles de cómo sería la troncal de Transmilenio por la Avenida Boyacá. Se anunció, además, la apertura de la licitación y se dijo que este año comenzarían las obras (que durarían 24 meses).

Su construcción la vendieron como una prioridad para el Distrito. Pese a eso, hoy la obra está descartada, al menos, en el mediano plazo. La razón fundamental: luego de revisar los estudios que sustentaban la licitación se hallaron varios vacíos.

Las alarmas las habían encendido la Procuraduría, el Ministerio de Transporte y el Departamento de Planeación Nacional en diciembre del año pasado. Esto llevó a la actual administración a revisar los estudios ya suspender la apertura de la licitación , con la que se iba a adjudicar un contrato por $1,2 billones, para una troncal de 28,7 kilómetros y 21 estaciones, entre Yomasa y la calle 137.

Tal vez la más contundente de las falencias es que en los diseños no definen cómo desviar o a adecuar la red de acueducto Tibitoc, que está en el trazado de la troncal. Por lo tanto, tampoco se contemplaron los costos extras que representaría ese trabajo y que elevarían el costo de la construcción de la troncal, que este año la tasaron en $3,4 billones. 

También se argumentó que la vía estaba prevista para ir desde el sector de Yomasa (en el sur de la ciudad) hasta la calle 137. De ahí hasta la calle 170 (que era inicialmente el destino), en los límites del Distrito, alrededor de 500.000 personas quedaban sin servicio. Tampoco se incluyó en el diseño la construcción de patiotalleres ni puentes peatonales. Otra falencia de los diseños que identificó la administración, por ejemplo, es que dos de las troncales estaban separadas por casi 5 kilómetros, una distancia poco práctica pensando en los usuarios.

Esos vacíos en los diseños llevaron a frenar el proceso de licitación. Sin embargo, los estudios no se descartan del todo. Lo más probable es que sean ajustados en el futuro para revivir la troncal por la Boyacá que, también se contempla, podría ser financiada a través de una Asociación Público Privada (APP).